Hospital Transfronterer
Imágenes: 2 3 4 5 6 7 8 9
El edificio del hospital se coloca totalmente al norte del solar para conseguir un gran espacio libre, de 9.000 m2, en la fachada sur del edificio y evitar la sombra del bloque de viviendas de planta baja más cuatro pisos situado delante del hospital. El edificio servirá para estructurar y definir la ampliación de la ciudad, formalizando las calles del planeamiento y estructurando una gran plaza arbolada. Esta plaza se encuentra al final del nuevo paseo urbano que une el núcleo actual de Puigcerdà con el nuevo ensanche. Este espacio actuará como límite de la ampliación urbanística y como referente visual, ya que aparecerá una gran torre de instalaciones.

El edificio del hospital por razones urbanísticas, funcionales y de sostenibilidad se propone como un volumen único y compacto, con la fachada más larga orientada estrictamente hacia el sur. Este volumen de sección trapezoidal está caracterizado por un techo de pendiente única, de sur a norte, que relaciona el hospital con la plaza de delante y las montañas colindantes. El edificio se adapta a la geometría de las calles posteriores a la plaza y enlaza a nivel compositivo el hospital con las viviendas. Todo el hospital se desplaza 12 metros hacia el sur para posibilitar un buen impacto solar en las viviendas que están detrás del hospital. Se ha buscado una imagen contundente para el hospital, de gran equipamiento y de hito urbano, para caracterizar el nuevo ensanche urbano de Puigcerdà. Su composición horizontal, el gran techo y el contrapunto vertical de la torre de instalaciones organizan y personalizan todo el entorno.

Ver ficha técnica