Hospital Quiron
Imágenes: 2 3 4 5 6 7 8 9
El proyecto de la policlínica Quirón, situada en la plaza Alfons Comín, da una respuesta volumétrica a un solar con una topografía muy accidentada. La característica principal es la gran pendiente en el eje norte-sur del terreno, con un desnivel máximo de dieciséis metros. El proyecto también tenía que ofrecer soluciones respecto a un entorno urbano muy particular, como es el gran nudo circulatorio de la plaza. Además debía satisfacer un programa hospitalario, específico y complejo por definición.

El principal reto arquitectónico del edificio fue la ordenación de un programa excesivo (46.620 m2) por las dimensiones del solar. La construcción consta de dieciséis plantas, siete de las cuales soterradas. En este sentido destaca un gran patio inglés, situado en la parte norte del edificio, que posibilita la iluminación natural hasta la última planta del parking. De hecho, la búsqueda de luz y ventilación naturales fueron una obsesión en este proyecto tan compacto y enterrado.

La volumetría en forma de ´L´ de las plantas superiores, abierta hacia el espacio de la calle, obedece al propósito de adaptarse a la estructura de una plaza caracterizada por la agregación de distintos espacios perimetrales a su gran espacio central. La volumetría adoptada busca también la relación del edificio con los diferentes espacios públicos que él mismo genera. Así, la forma exterior del hospital se caracteriza por grandes volúmenes de edificación ingrávida que dan lugar a estos espacios i condicionan sus relaciones topográficas.

Toda la fachada se caracteriza por un revestimiento de aluminio que ayuda al edificio a conseguir un mejor comportamiento climático. Este recubrimiento está conformado por unas piezas especiales fabricadas exclusivamente para la obra.

Ver ficha técnica