Reformas parciales en el Ateneo Barcelonés
Imágenes: 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
El Ateneo Barcelonés se encuentra en el Palacio Savassona, de finales del s. XVIII, que acoge la sede de este institución desde el siglo XIX. Sobre el primer cuerpo construido del palacio, los arquitectos Josep Maria Jujol y R. Font-Gumà realizan en 1906 la adecuación del espacio de la planta noble para acoger la biblioteca. Esta primera reforma se superpone a los elementos originales del palacio, preservando los más notables. Posteriormente, a finales de los años 70, se hace otra reforma muy importante que añade tres plantas al edificio y lo malmete de manera notable. La intervención sobre el palacio se plantea necesariamente por fases y persigue mejorar el edificio técnica y arquitectónicamente.

El proyecto de intervención pasa en su primera fase por una racionalización en el uso de la edificación existente, la potenciación de sus elementos más característicos y la adaptación del edificio a las necesidades actuales. En concreto se proponen tres ámbitos de actuación. Primero se busca una mejora de la comunicación vertical y de la iluminación. El segundo ámbito de actuación consiste en abrir la planta baja a la ciudad y dotarla de usos; por último, el tercer ámbito propone una nueva escala de emergencia ligada al vestíbulo general dónde se concentran los nuevos servicios de todo el edificio.

La segunda fase de la reforma se ocupaba de la biblioteca y se ha ejecutado completamente. La biblioteca del Ateneo Barcelonés es, por nombre de volúmenes y por su fondo, la biblioteca civil más importante de Cataluña. La reforma de este espacio tan emblemático afrontaba un reto doble: la necesaria fidelidad al legado histórico y la transformación de su funcionamiento como biblioteca. El espacio tenía cuatro elementos patrimoniales a preservar: el fondo bibliográfico, el legado arquitectónico clásico, el legado pictórico barroco y la intervención jujoliana. De este modo la restauración, la limpieza de elementos obsoletos y el desvelamiento de formas y materiales originales significaron un continuo reencuentro con unas cualidades olvidadas. Por otro lado, se presentaba la exigencia de adecuar tecnológicamente la estructura, las instalaciones, la climatización y la protección; en definitiva, dotar el espacio para afrontar el impulso de un nuevo funcionamiento.

Ver ficha técnica